sábado, 30 de octubre de 2010

Pares, nones y porqués.



Nunca se me han dado muy bien los juegos de azar (ni el azar sin juegos, para qué nos vamos a engañar). En realidad los detesto. No me gusta participar en algo en lo que no tengo el menor control. Quizás anduve demasiado tiempo sin él como para desprenderme ahora de lo único que tengo: la sensación de que puedo dirigir mi vida (como si ella no fuese a la vez el mayor peligro y el mayor juego). Qué bien sabemos que no. Desde el primer día. Desde la primera vez. Desde la primera coincidencia.

¿Cómo controlar lo incontrolable? ¿Para qué predecir lo impredecible? ¿Por qué intentarlo?

¿Porque puede que sí, o  que no? ¿Porque la historia se repite, a veces? ¿Porque no creo en el destino ni en las casualidades y sí en las decisiones y en la voluntad? ¿Porque no necesito motivos? ¿Porque no debo explicaciones? ¿Porque ahora es todo lo que tengo? ¿Porque la vida es para vivirla? ¿Porque una sola posibilidad es suficiente? ¿Porque no siempre las palabras son  sólo palabras? ¿Porque los silencios son vacío y esconden el pavor de lo infinito y su inmensidad? No lo sé, no lo sé, no lo sé. Porque sí. Porque por qué no. Bueno, ya: porque te amo. Ven.


Belle en la sombra©

6 comentarios:

Cielo dijo...

Me han gustado y mucho estas divagaciones, y ese final es precioso.

Felicidades señorita llena de dudas.

Un besototote!

Helio dijo...

Que bueno que volviste ¿o no?

Erato dijo...

¿Por qué a mi no me se me ocurre esa forma tan "belle" de decir te amo a alguien? Me gustan tus dudas.Un beso

Belle dijo...

Javier, Helio, Erato: gracias por venir y por tener siempre una palabra amable para mí.

Besitos.

nofret dijo...

Sin dudas (o con muchas dudas) una forma muy original de decir te amo. Extrañaba tus letras, Belle, deberías desparramarlas un poco más por nuestros espacios colectivos para no perdernos joyitas como esta.
Besitos apestosos de la petarda.

Belle dijo...

Gracias Nofret, a tí se te extraña siempre y, sí, tienes razón, ando excesivamente "casera" debo ir de andurriales de vez en cuando.

Besos (con la nariz tapada, of course)