domingo, 3 de enero de 2010

Queriendo, inevitablemente




Querer es querer ( y no querer, también)

Despierto y comprendo que estás aquí  aunque no sepa el porqué o el para qué, aunque no quiera pensar. Querer es querer, y no querer  también. Querer(te) es querer(me) y ahora no sé si queriéndo(te) me quiero, o sólo quiero  Yo tampoco entiendo nada quizás porque no hay nada que entender, sólo dejarse llevar y olvidarse de esperar.

Supongo que siempre es así, darte cuenta en algún punto del camino de que debe ser recorrido en soledad, tomando decisiones decidiendo querer -si es que queremos y lo sabemos-. Solos con nosotros mismos , al nacer y al morir , y en medio, el resto de la vida y el resto de la gente. Solos y en soledad, solos y a solas. ¿Viene de ahí la obsesión por conocerme, por saber qué hay dentro y hasta dónde llega, y hasta dónde podría llegar y hasta donde quiero llegar? (Querer es querer, querer es querer...). Buceo en un mar salado y muerto, esperando una revelación que me haga captar el porqué del sin sentido de desearte a mi lado con urgencia, ya, ahora. Nacemos y morimos solos. El instinto atávico y animal de retirarse a morir y a parir. Las palabras que esconden todo lo demás. Sola frente al miedo de quererte, diciéndome (palabras) que la solución no es poner otro clavo donde un clavo dejó la herida abierta. Conozco los síntomas. El mismo antibiótico que salva, deja bajo mínimo las defensas. Casi todos los remedios pueden curar, y pueden matar.

Y al fondo tu voz y el tú que desconozco, hermético y misterioso como el telón que da sentido al escenario (¿tan falso como él? en realidad ¿quién quiere saberlo?) latiéndome en algún lugar de las muñecas y las sienes, midiendo el tiempo y el espacio, el vacío que dicen que somos si se nos mira con la suficiente paciencia, y disolviéndolo.Y si somos vacío, qué importa la distancia entre un vacío y otro, la energía que me empuja inexorablemente a tí no sabe de tiempo, de minutos, de estaciones o lugares eso es sólo imaginación, nombres, irrealidad, y más vacío. Desmarcada del resto del mundo, mirando sin ver ni entender, enajenada, ajena. Yo no creo en las casualidades sólo en tí , y en mí, y en nuestra decisión de que vacío no sea sinónimo de nada (palabras y más palabras).

Querer es querer (y no querer también ) y la frase completa -e incompleta a veces- aparece y desaparece en mi cabeza, en mis oídos, entre mis sábanas, resbala entre mis piernas al salir de la ducha, al echarte de menos, me hace cosquillas en el ombligo al recordar tu voz...querer es querer ( y no querer también ) Palabras...

(Te)quiero, inevitablemente (palabras, palabras, palabras). Nunca imaginé que pudiera hacerme tan feliz una mentira.


Belle en la sombra ©

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Joooooooooooo

Manolo dijo...

Ese dibujo significa q te quieren triplemente.