sábado, 5 de abril de 2008

Aprendizaje

He aprendido con el tiempo que todas y cada una de las pérdidas son irreparables y se superponen una a una irremediablemente y no te enseñan ni aprendes el dolor que tampoco nunca se disuelve y siempre , siempre , siempre , deja un resto dispuesto a envenenar la nueva herida; que las lágrimas que no son lloradas se corrompen (al fin y al cabo son sólo agua estancada por más que queramos llenarlas de importancia) y te pudren por dentro y las que se lloran limpian la mirada como unas pocas gotas de lluvia obran el milagro de limpiar el aire enrarecido de una gran ciudad ; que cada amor es el primero y el último y será otro y faltará en él algo del anterior y mostrará algo que no tendrán los por venir pero pueden confundirse y añadirse sus rasgos ( y se confunden y se añaden) en el recuerdo; que cada mar huele distinto, sabe distinto , acaricia distinto y a pesar de todo o quizás sólo por eso , logran mezclarse en la memoria como se mezclan sus aguas(agua , gotas , lágrimas...) indiferentes a los nombres con que nos gusta confinarlas ; que el paso de los años nos convierte la memoria en un puzzle de vacíos cada vez mayor (el puzzle) cada vez mayores( los vacíos) hasta conseguir colocar la pieza final , esa a la que no importa ser llamada muerte , o ser llamada sabiduría o ser llamada olvido , esa sin la que el resto de las partes sólo son un proyecto inacabado y que por sí sola es sólo un fragmento sin sentido.

He aprendido con el tiempo que el tiempo es tan sólo otra palabra y los relojes no pueden medirlo , que el tiempo puede ser el acto infinitamente repetido de aquél beso que no dimos pero también la voluntad firme de olvidar que ese beso fue dado en otro espacio o en otro lugar o en otra vida y por eso no podemos atarlo con el hilo invisible de la indiferencia.

13 comentarios:

Perseida dijo...

!Con el tiempo se aprenden tantas cosas mi querida Octavia!, y las que nos quedan todavía por hallar, por sentir, por sufrir, por regalar...

Besos, desde este Sur tan cercano que a ambas nos une.

Belle dijo...

A todos los que entréis a partir de ahora se os pedirá la verificación de un código para poder comentar. A mí me resulta molesto hacerlo pero no paran de poner comentarios con enlaces a páginas que tienen virus y espero que así se reduzca el problema.

Mis disculpas.

Enfero Carulo dijo...

Belle, haces auténticos poemas en prosa, haces filos de navajas y clavas con avaricia e incluso con lujuria emocional.
Por eso definitivamente me gusta leerte siempre, cada día más. Y lo noto porque contigo me detengo y aprecio el sabor de lo sensible y genuino.
Besos y besos y besos, niña pálida.

t. dijo...

No te mezas demasiado en los comentarios que hacen de tus escritos. Llevas dentro mucho más, incluso sin pizcas de tristeza.

Un beso (adjetívalo tú).

PD: Hacer un comentario en tu blog se asemeja ya a pasar por la aduana de un aeropuerto internacional. Espero que la próxima vez no me obligues a quitarme los zapatos.

Rafael dijo...

Yo no opino exactamente igual que tú... creo que las pérdidas, y si son irreparables aún más, enseñan; como mínimo, enseñan a relativizar, a saber que no valía tanto la pena. O pueden servir, al contrario, para apreciar, para entender que el tiempo, como decía la canción, siempre es poco.
Un beso, María.

Rafael dijo...

Por cierto, no es para tanto, t. Los aeropuertos, y si me apuras hasta los autobuses, son mucho peores ;)

Belle dijo...

Rafa , sí que enseñan en eso tienes absolutamente toda la razón , yo me referá sobre todo a la capacidad que tiene el dolor para hacer aflorar daños que creías olvidados . La risa siempre es limpia , dá igual cuán poco o cuánto hayas reído , cada carcajada es nueva pero las lágrimas tienen todas algo de segunda parte de un "continuará".

Afortunadamente cada risa vale para mí por un millón de lágrimas y tengo también la risa fácil.

Un besazo , me ha gustado tu reflexión .

Gracias Perseida , Enfero , T. , muchas gracias a todos por venir y por dejar constancia de ello .

Anónimo dijo...

Hola Belle, gracias por tus coments-párrafos!!!

Aprendizaje irremediable, irreparable y vital.

besos

-vir-

Espuma dijo...

preciosa Belle, cada vez que te leo me quedo cautivada en esas palabras tuyas tan llenas de emociones. Eres muy buena escribiendo, sabes expresar en palabras de poesía todos los sentimientos del alma; eso no es nada fácil.
Y ya que estoy aquí, quiero agradecer a una abadesa genial, que sé que me aquí me leerá, su ánimo, ese que me dio en rima, tan hermoso... Gracias. :-)

un beso.

Anónimo dijo...

el aprendizaje es algo tan valioso qué con el paso del tiempo la madurez nos hace acariciar la dulzaura de un tiempo por encontrar, siempre más hermoso.

intensa lectura María, objetivo cumplido, un gran abrazo.

Jaime dijo...

Niña, me sigues poniendo los pelos de punta. Repito infinitamente aquel acto de dar o no dar los besos que no di, de olvidar o no olvidar dependiendo de muchas cosas, pero, tienes tanta razón, nunca puedo atarlo al hilo de la indiferencia.
Me sigues encantando. Besos...

Amanda dijo...

Preciosa reflexión, Belle... sólo se me ocurre añadir, que no sirve de nada lo aprendido... Hay que intentar olvidarlo todo si has de encarar la vida con el alma nueva. Sólo nos salva poder renacer sin heridas.
Un abrazo, poetisa.

Anónimo dijo...

Hola Mari.
Me encanta oirte a traves de mi pantalla.
para mi una perdida que te enseña lo bonito que es vivir y que nunca se olvida no es una perdida, siempre estara dentro de mi en mi corazón.
Besos
Jo