jueves, 2 de junio de 2005

Miedo

Duermo noche tras noche abrazada a tu recuerdo , las palabras caminan por mis labios mezclándose con la huella de tus besos y hay tanto por decir que enmudezco. Aprendo a medir la distancia en ausencias llenas de tu voz , y de tus ojos , y de tí. Viuda de tus caricias , huérfana de tu piel y preñada de silencios me abrazo a tu recuerdo, noche tras noche, mientras duermo intentando olvidar el miedo a quererte que no sé si tengo.

9 comentarios:

Jaime dijo...

Cuántos silencios hay en este ruido de amor. Hasta la terrible duda es dulce cuando sale de tu boca.
Besos.

white dijo...

Cuanto echaba de menos tus palabras inmensas de amor.
Octavia, eres grande.
Besitos

Gore dijo...

"Huérfana de tu piel y preñada de silencios me abrazo a tu recuerdo". ¡Qué bonito y cuánto saber encierran esas palabras! Un besito, guapetona.

Belle dijo...

Gracias Jaime , eres un fiel compañero de sentimientos ...nos vamos siguiendo con el corazón , como un milagro de compenetración por el que me siento agradecida.Un beso.

White , qué te puedo decir , si las tuyas me dejan casi sin nada que decir , al menos no tan profundo , ni tan bien contado. Otro beso para tí.

Goreño , me quedo el beso y me paso a leer tus cosas , que me inspiran y me emocionan.

Sois una compañía maravillosa.

pokito dijo...

Uf... precioso, grandullona.


salud

Belle dijo...

Gracias enano , qué suerte que hayas aprendido a leer ...

pokito dijo...

No, si todavía no sé, grandullona, por eso decía "uf..."
(de: "uf, cuánto me gustaría saber leer, para ver lo bonito que es)


besos :)

felipe dijo...

el miedo al miedo, Octavia, nos mueve a perderlo en ocasiones

Sereno dijo...

No sufras por mí, no lo merezco... :p

Es precioso, Octavia, no se me ocurre otra palabra que lo defina mejor.

Un abrazo.