domingo, 3 de abril de 2005

Sueños II

Soñé que el deseo de sentirme poseída por el mar me acuciaba . Me acerqué a la orilla pálida y temblorosa pero él, juguetón y esquivo se alejaba de mí a cada paso ; me tumbé en la orilla intentando tocarle por sorpresa ,cegada por la luz que envolvía la arena en reflejos azules , ansiosa por entrar , pero continuaba alejándose conforme yo avanzaba. Vencida por el cansancio cerré los ojos acunada por el sonido de las olas . Me despertó un silencio aterrorizado y oscuro de noche sin luna . Los ojos , los oídos , los dedos entre ellos , los brazos , el tronco , las piernas , están sellados entre sí y a la vez al suelo por la sal , pero ahora el mar obedece a mi deseo , antiguo ya , de avanzar hasta la orilla .

2 comentarios:

white dijo...

Me encanta sentir, oler, acariciar el mar entre tus letras.
Besitos salados de mar nuestro.

Belle dijo...

Siempre había creído que el mar no era importante para mí , que no lo echaría en falta ...hasta que me enfrenté a un papel en blanco .

Besito , reina mora.