miércoles, 30 de marzo de 2005

Reloj de pie con ala azul.

Hasta el último momento no supe qué había de extraño en él . Miré una y otra vez cada centímetro de su cuerpo consiguiendo tan sólo provocar un deseo alocado de grabar en mis labios cada poro de su piel, recorrí con los dedos la línea de la vida de la palma de su mano , anduve junto a él caminos de vuelta por los que nunca había transitado , paseé por el filo de sus sueños , fundí días con noches sin reconocer cuál era el fallo , el porqué de su rareza .
Al irse susurró mientras nuestras nuestras bocas se rozaban: soy un reloj de pie con ala azul en un cuadro de Chagall.


Belle en la sombra ©

10 comentarios:

pokito dijo...

Precioso.



salud

Belle dijo...

Y eso que no he sabido poner una foto del cuadro...

white dijo...

si, el amor debe ser así.

Belle dijo...

Sí , debe ser así...pero no me había dado cuenta al escribir.

Anónimo dijo...

hola, octavia
sin palabras tu microrelato
lo voy a colgar en mi web
ya te pondre mas
te quiero
un beso
bluki

Jaime dijo...

Un año después me sigue poniendo la piel de gallina.
Un beso.

Jaime dijo...

Hoy he vuelto a leer de nuevo esta preciosidad, y me encontré con mi último comentario de hace un año...
Más casualidades... Otro año después me sigue poniendo la piel de gallina.

Belle dijo...

Me pregunto qué haces escondido en sombras tan lejanas...

Jaime dijo...

Ya sabía que la casualidad nos persigue, por eso no me sorprendo, pero este paseo que me ha traído aquí, justo tres años despues de que publicases esta maravilla azul, justo hoy, justo hoy que casi logro tocarte, me maravilla.
Besos...

Belle dijo...

Eres un tramposo , no vale esconderse...tú me maravillas a mí , estamos en paz ¿no?